Su carro de compras está vacío

Riesgos de contratistas en las mineras, una labor sobre la cual debemos buscar la eficiencia

Compartir:

Riesgos de contratistas en las mineras, una labor sobre la cual debemos buscar la eficiencia

La minería se ha constituido como uno de los sectores económicos más importante del país en la actualidad. En el 2018, la actividad minera representó el 10% del PBI, cifra importante pero que no refleja la real dimensión de su contribución en nuestra economía. El efecto es multiplicador, no se trata sólo de la producción minera sino de la generación de trabajo e ingresos para los contratistas que se benefician de esta actividad. No obstante, es importante considerar que se trata de una actividad de alto riesgo que puede atentar contra la seguridad de las personas.

Es común que las empresas mineras cuenten con un programa de prevención para la protección de las personas, sin embargo, no se puede descartar que un accidente se presente afectando al trabajador, al contratista, o al minero. Es por eso que el minero busca proteger a todas las partes involucradas transfiriendo riesgos al contratista mediante obligaciones contractuales.

Por riesgo se entienden accidentes de trabajo o daños ocasionados a terceros o entre contratistas, así como incumplimiento de contratos. Para ello, se exige al contratista tener ciertos seguros vigentes como el SCTR, Responsabilidad civil general, patronal, de vehículos y fianzas de fiel cumplimiento de contrato o adelantos de dinero.

Pero, si estos riegos quedan siempre sujetos al cumplimiento contractual, ¿qué sucede si el contratista incumple con dichas obligaciones? Hoy en día, la realidad nos muestra que, si bien se han logrado mejoras para asegurar su cumplimiento, muchas veces los procesos no son eficientes debido a que se requieren de muchas horas de trabajo diario y de personal especializado. Todo ello termina provocando que el minero quede expuesto ante dicho riesgo y la transferencia del mismo falle.

En ese sentido, es importante plantear una estrategia que se centre en cuidar a la fuerza laboral que, sin duda, es el motor que mueve e impulsa el sector.

Es así que, cada vez más empresas eligen implementar un plan de mitigación de riesgos en el proceso de contratación, mediante el cual, los riesgos son trasladados directamente por el minero a las aseguradoras, controlando así una adecuada protección al trabajador del contratista, a los contratistas y al minero al mismo tiempo. Esto, finalmente, permite gestionar los riesgos a los que están expuestos de una manera más transparente y con la eficiencia que ello amerite.

 

Fuente: César Kahatt, Vicepresidente Senior de la práctica de Minería de Marsh Rehder.